El objetivo principal del entrevistador es evaluar la idoneidad de un candidato a un puesto y organización determinada, obteniendo información relevante sobre su forma de ser, su comportamiento ante situaciones vividas, su actitud hacia el trabajo, sus intereses y motivaciones.  Buena parte del éxito de la entrevista está en el proceso de comunicación que se genera entre ambas partes y las preguntas que se formulan juegan un rol importante.

Continuando con mi post anterior sobre los 8 Pasos a tener en cuenta cuando realizas entrevistas de trabajo, en este post desarrollaré el punto 4.  Realiza preguntas concisas y claras.

La persona que realiza la selección de talentos en una organización quiere tener la seguridad de que la persona que está entrevistando es o no es el candidato idóneo.  Quiere una persona que le convenza y que le demuestre que está haciendo la elección adecuada.

Independientemente del estilo que tengas o la metodología que uses para realizar una entrevista, el éxito estará en la información que obtengas de esos temas que quieres evaluar, así como de la observación.

Sobre la base de mi experiencia en procesos de búsqueda y selección de ejecutivos, he comprobado que la efectividad de una entrevista mejora, si incorporas algunos tips de los que menciono a continuación:

  • Organizando previamente las competencias profesionales y personales clave requeridas para desempeñar el puesto, según el perfil definido y las características de la organización y su cultura. Eso quiere decir, identificando aquellas habilidades, conocimiento y experiencia necesarios, así como actitudes y motivaciones.
  • Conociendo que situaciones y dificultades se le pueden presentar al candidato en el puesto.
  • Planificando las preguntas clave, esas 3 ó 4 que consideras imprescindible formular en la entrevista, relacionadas a las competencias y situaciones.
  • Realizando preguntas claras y dirigidas a explorar en que situaciones ha demostrado esas competencias que requiere el puesto. Ayudará utilizar palabras y términos precisos, con un significado entendible para la mayoría y no términos ambiguos que puedan dar lugar a confusión o una interpretación diferente por parte del entrevistado.
  • Enfocándote en preguntas de un tema o situación a la vez, asegurándote que tu interlocutor entienda y responda a ese tema en particular.
  • Preguntando de manera concreta y precisa, partiendo de la información relevante que quieres obtener, siendo recomendable realizar preguntas breves.
  • Repreguntando si lo consideras necesario. Cuando quieras una explicación o aclaración, pregunta desde tu curiosidad, puedes resumir lo mencionado para mostrar al candidato que estas escuchando o usar algunas palabras utilizadas en su discurso, para que amplíe aquello que quieres indagar.

Espero que este post te ayude en enfocar mejor tu próxima entrevista de candidatos.

Si necesitas ayuda estoy a tu disposición para colaborar con tu empresa en el proceso de búsqueda y selección y evaluación de candidatos.

Rocio Miranda

Publicado por Rocio Miranda – Gerente General de abanZa Personas
Ver más sobre el perfil de Rocio Miranda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s